Exploraciones

Las 10 claves para preparar las viandas escolares

«Buen alimento, mejor pensamiento» dice el refrán. Y desde la ciencia se sabe que la buena calidad y la cantidad de alimentos influyen en un mejor aprendizaje y rendimiento de las chicas y los chicos en las escuelas. Por eso, qué comida llevan en las viandas es una cuestión importante que define no sólo el desempeño en el aula sino también el futuro de su salud: comer con frecuencia alfajores, galletitas dulces, productos de copetín, gaseosas, y juguitos favorece el sobrepeso, la obesidad, la diabetes y otros problemas.

La calidad de lo que consume los chicos durante el horario escolar es clave

Para tomar decisiones hoy, Beatriz Ravanelli, de la Asociación Argentina de Nutricionistas y Dietistas Nutricionistas y de la Universidad de Belgrano en la ciudad de Buenos Aires, aconseja:

  1. Empezar por casa. «Si en casa no motivamos el consumo de vegetales, no podemos pretender que los chicos acepten sin problemas a las frutas y las hortalizas en las viandas».
  2. Tener en cuenta el crecimiento. «Los niños y adolescentes tienen requerimientos nutricionales que son mayores a los que tienen los adultos, porque se encuentran en etapas de crecimiento y desarrollo. Según la última reunión Nacional  de Alimentación Escolar de la Federación Argentina de Graduados en Nutrición en 2013, para el almuerzo se recomienda cubrir entre el 30- 35% del total de las calorías diarias, y entre otros nutrientes, el 50% de la recomendación de vitamina C, por ejemplo. Además se sugiere tener disponible agua potable durante todo el horario escolar. 
  3. Saber negociar. En la vianda o en el kiosco, los chicos deberían poder elegir alimentos saludables como yogures, frutas, cereales, snacks de frutas secas o desecadas, bebidas sin azúcar, envases individuales de granola o mezcla de cereales, copos, arroz o maíz inflado, pochoclos sin azúcar. Si se resisten, conviene negociar y acordar días de alfajor y días de frutas». 
  4. Planificar la comida semanalmente. Al planificarse la vianda que se lleva a la escuela, se brinda la posibilidad de darle opciones variadas y saludables cada día a los chicos. Se evita el aburrimiento que provoca la monotonía de comer lo mismo varios días a la semana y se controla mejor la cantidad de azúcares, sal y grasas que los chicos consumen. La planificación también puede hacerse cada 15 días.
  5. Alentar el lavado de manos. Se recomienda fomentar en los niños el hábito de lavarse las manos y uñas con jabón y cepillito, especialmente antes de comer, después de ir al baño y de realizar actividad física. Es para prevenir enfermedades infecciosas.
  6. Elegir un buen transporte para la vianda. Se recomienda llevar la vianda saludable en un recipiente térmico para conservar la temperatura. Hay que asegurarse de que esté perfectamente limpio. Para conservar el frío de los alimentos frescos, como yogur o quesos, hay que colocar en la vianda conservadores de frío. Esos alimentos son prácticos sólo si se colocan en el refrigerador de la escuela. Si no hay heladera, tomar de postre fruta y dejar el yogur para la cena.
  7. Asegurar los paquetes. Si los chicos llevan galletitas, granola, frutas secas o desecadas a la escuela, debería transportarse en envases tipo Tupper, paquetitos individuales, o bolsitas. Hay que asegurarse de que estén limpias y bien cerradas.
  8. Preparar la vianda por la noche. Conviene preparar la comida el día anterior para que se encuentre fría al colocarla la mañana siguiente en la «lunchera». Hay luncheras que conservan el frío, pero no lo refrigeran. Por eso, es importante que la comida se encuentre a temperatura de heladera al colocarla en el envase.
  9. Separar los alimentos. Durante la preparación de la vianda, no mezclar carnes crudas o vegetales sucios con alimentos listos para consumir como carnes cocidas, vegetales lavados, fiambres o lácteos.
  10. Descartar lo que sobra. No deben utilizarse restos de comida que quedan en la «lunchera» para preparar el menú del día siguiente. Los alimentos frescos que no se hayan consumido en el almuerzo deberían descartarse ya que se perdió la cadena de frío. Las «luncheras» conservan la temperatura no más allá de horas aproximadamente. Asegurarse de que esté bien cerrada al irse a la escuela y, que se llevan suficiente cantidad de congelantes. Al volver de la escuela, el recipiente debe ser limpiado.

Aquí van ideas de viandas escolares

– Sándwich de pan árabe o lactal integral con pollo o carne vacuna o atún y lechuga, tomate, aderezado con queso blanco untable en lugar de mayonesa.

– Tarta o empanadas con rellenos caseros de choclo, zapallitos, calabaza, espinaca procesada con queso, pascualina, ó de pollo o atún.

– Bocadillos de verdura y queso ó de arroz y y vegetales.

– Tortilla de papa, zapallitos, berenjena o espinaca.

– Arroz con pollo y verduritas (tipo primavera)

– Fideos tirabuzón o guiseros de colores con arvejas, zanahoria, granos de choclo, trocitos de queso o pollo, y huevo.

– Milanesas de pollo o carne vacuna o pescado con ensalada o papitas y calabaza al horno.

– Milanesitas o hamburguesas de legumbres (lentejas o garbanzos o soja) con guarnición de arroz tomate y huevo duro.

– Como postres, se aconseja darle frutas de estación, postres con frutas frescas o secas, postres lácteos, yogur con granola o con fruta, barritas de cereal.

 Posteo patrocinado por Programa Nutrición al Cuadrado de Fundación Danone

8 Responses to “Las 10 claves para preparar las viandas escolares”

  1. Mariana Koppmann

    Valeria, todos los alimentos que se colocan en la vianda están listos para consumir, con lo cual no le veo el sentido al consejo 9 de estas recomendaciones. Generan confusión en la gente en vez de ayudar a prevenir enfermedades.
    El concepto de no mezclar lo crudo con lo cocido aplica sobre todo a las carnes cruda y en realidad debería expresarse como:» no mezclar carnes crudas o vegetales sucios con alimentos listos para consumir como carnes cocidas, vegetales lavados, fiambres o lacteos»
    Atentamente,
    Mariana Koppmann

    Responder
    • Valeria Román

      ok. Gracias por su comentario. El punto 9 fue modificado. Abrazo, Valeria

      Responder
      • soledad pereda

        lo voy adifundir porque es importántisima la buena nutrición de los niños para prevenir enferesidad, etc. enfermedades infecciosas, obesidad…etc

        Responder
  2. beatriz

    Hola Valeria! Linkeamos la nota de tu blog con mi asesoramiento en el FB de la ASOCIACION AADYND

    Responder
  3. Noelia

    Hola, me gustaria saber como se pueden hacer los bocadillos de arroz o verduras bajas calorias, desde ya muchas gracias.

    Responder
    • Valeria Román

      HOla Noelia
      Te paso la sugerencia de la licenciada en nutrición Adriana Galeamo:

      Ingredientes

      200 g hojas de acelga cruda, cortada en tiritas finas
      1 huevo
      1 clara
      1 1/2 taza de arroz grano largo cocido
      3/4 taza de zanharia rallada
      1/4 de queso rallado

      1 cucharada de salvado de avena
      sal y pimienta a gusto
      rocío vegetal

      Preparación

      Procesar la acelga hasta formar un puré rústico.
      Agregar el huevo y la clara y procesar por 30 segundos más.
      Pasar la preparación a un recipiente y agregar los demás ingredientes.Mezclar hasta integrar.

      Calentar el horno a temperatura moderado, humedecer una placa con rocío vegetal y colocar la preparación de a cucharadas, manteniendo una separación entre ellas. Hornear 15 minutos, humedecerlas nuevamente con rocío vegetal, darlas vuelta y hornearlas unos minutos hasta que estén doradas.
      Se pueden comer frías o calientes.

      Responder
  4. Marcela

    Hola Valeria, voy a difundir estos consejos. Me parece que son muy útiles para las madres ocupadas en la buena alimentación de nuestros hijos en estas épocas de comida chatarra.

    Muchas gracias

    Responder

Deja un comentario